CADENA atendió a migrantes centroamericanos.

Como asociación humanitaria, nuestro deber es atender a cualquier persona que se encuentre en una situación vulnerable––sin importar religión, sexo, nacionalidad o lugar de origen. Como asociación nacida en al comunidad judía, sabemos que pocas personas migran por gusto; la historia humana se ha caracterizado por estos desplazamientos y no podemos ser indiferentes.

Es por eso que, el pasado 20 de octubre, realizamos una misión para atender a miembros de la Caravana Migrante que se quedaron en la ciudad de Tapachula, en Chiapas, para tramitar su estatus de refugiados.

Atendimos a personas como Karina, una madre de 19 años que huyó de la violencia de una pandilla Hondureña peligrosa, a la cual pertenecía su marido, sin avisarle a nadie, ni siquiera a sus padres.  O Carlos, un guatemalteco de 58 años, que había ya realizado el viaje a los Estados Unidos antes y se había asentado en Tijuana, donde ahora tiene su familia.

Gracias al apoyo económico de la organización internacional Start Network, y en conjunto con Protección Civil del Estado de Chiapas  y la Organización Internacional para la Migración, hemos entregado 1,128 kits de higiene, 1,000 tratamientos para piojos y 336 paquetes de toallitas desinfectantes en 5 diferentes albergues.

Al mismo tiempo, continuamos operaciones para aquella víctimas de desastres naturales en Tabasco, Veracruz y Nayarit. De esta manera, también atendemos a los connacionales que más lo necesitan.