Así fue. Crónica de la misión a Kerala, India.

Este mes CADENA realizó una misión a Kerala, India para atender a miles de aquellos afectados por la peor inundaciones en la historia del continente. En total se entregaron 150 filtros de agua, mismos que servirán para proveer de agua a más de 25,000 personas.

A continuación  presentamos un testimonio de Daniel Gonikman, lider de la misión –en la cual también participaron como voluntarios Daniel Mitrani, Alberto Achar, Samy Capoano y Eder Cándido. Daniel, de 25 años, ha participado en más de 20 misiones de CADENA, incluyendo la que atendió a los afectados del terremeto en Haiti.

“La idea original era mandar 300 filtros hacia India e instalarlos nosotros. Sin embargo el cargamento se atoró en la aduana de la India y tuvimos que llevar 150 filtros en nuestro equipaje.

La mayor complicación fue con los vuelos: el 11 de septiembre nos dijeron que el nuestro se había atrasado y eso nos cambiaba todas nuestras conexiones para llegar a Nueva Deli. Para hacerte un cuento corto: estuvimos 12 horas en el aeropuerto, esperando para salir y llegamos a Nueva Deli después de 24 horas de vuelo.

Nos bañamos. Comimos. Y, a las 4 de la mañana, tomamos un vuelo hacia Cochin, donde nos recibío Mr. Vinod, drector de Aarogya Charitable Foundation, nuestro aliado local.

Dejamos las cosas en el hotel y nos fuimos en una camioneta a comenzar el trabajo. Atravesamos lo que,  pensaba, era una zona preciosa de lagos: lo único que se veía era agua. Era realmente impresionante pensar que eso no estaba ahí  hace algunos meses. Nunca he visto un desastre de tal magnitud.

Una vez ahí, el sacerdote de la comunidad nos ayudó a congregar a la gente para explicarles lo que íbamos a hacer. En una bodega estaban 50 tinacos de trescientos litros cada uno, donados por CADENA y comprados por Aarogya Foundation, que adaptamos para que funcionen con el filtro. Al otro día nos despertamos temprano para repartir los filtros en lancha. Después de un largo día, nos dieron de comer en la parroquia de lugar. En la noche cerramos la misión en Cochin y, al otro día, visitamos la sinagoga de la ciudad antes de irnos de regreso. Llegamos a México para Yom Kipur.

Lo más arduo para mi fueron los cambios de horarios; después de todo, eso: llegar, trasnochado, para ayunar fue algo muy retador, muy cansado.  Pero a final de cuentas lo que cuenta es que fue misión cumplida.”

Agradecemos a la Aarogya Foundation, que no sólo entregará más filtros sino que también le dará seguimiento al uso que se les da de éstos; y a la comunidad judía de Cochin, por servir como aliado local.