Un techo para Susana.

La parte alta del municipio de Huixquilucan, en el Estado de México, es una zona montañosa ubicada detrás del Desierto de los Leones a la altura de La Marquesa. Ahí, en la comunidad de Ignacio Allende, vive desde hace siete años Susana Carrillo Martinez, originaria de una población cercana llamada El Cerrito.

La casa de Susana se encuentra en un segundo piso; sobre la de sus suegros y cuñados. Es un lugar pequeño, sin ventanas y con un techo de teja, donde vive con Luis, su hijo de tres años.

Últimamente Susana ha pasado mucho frío, pues el techo que alguna vez le cubría ya no cumple su función. Hecho de cartón, no resistió a la humedad de las lluvias y se transformó en un nido de hormigas y arañas. En las peores noches del invierno pasado a Susana no le quedaba más que dejar su casa e irse con Luis a casa de su mamá.

Esta situación cambió el último martes, cuando un grupo de siete voluntarios del Colegio Hebreo Maguen David visitaron a Susana para instalarle un nuevo techo…hecho de envases de Tetra Pak.

Desde el 2014, CADENA ha implementado el programa “De Litro a Techo”, que consiste en separar el cartón y procesar el plástico y el aluminio de envases deschechados de Tetra Pak  para generar láminas térmicas impermeables y muy resistentes que funcionan como techos.

Nurit Islas, estudiante de Nutrición de la Universidad Anahuac, fue la lider de la misión que, además de techo, le un barandal y una ventan a la casa: “Estuvimos muy conmovidos por la atención de Susana, que nos trajo comida como señal de agradecimiento. No era necesario: nosotros lo hacemos sin esperar retribución.”

El día después, hablamos con Susana. Nos dijo que había pasado una noche muy diferente que las anteriores. Su casa estaba seca y cálida. Era un hogar.