Desde hace tres semanas un equipo de voluntarios está recorriendo los parajes rurales del Impenetrable Chaqueño con un camión cisterna para entregarle agua potable a las comunidades locales. Generalmente, las familias o comunidades poseen cisternas de recolección de agua pluvial para poder abastecerse durante las duras épocas de sequía; pero hoy, la zona está sufriendo una de las sequías más importantes de los últimos años, dado que no llueve hace más de once meses. Por eso, desde el equipo de CADENA, junto a la fundación local Fundación Gran Chaco y gracias al fundamental apoyo de Startnetwork, estamos realizando una acción humanitaria entregando agua potable a 5000 personas de los alrededores de Nueva Pompeya, Comandancia Frías, Fuerte Esperanza y Sauzalito, para que puedan atravesar esta época difícil. Además, se les está brindando atención médica junto con profesionales locales, así como también actividades recreativas para los más chicos. ¡La misión todavía no termina, aun queda mucho trabajo por hacer! ¡Seguimos adelante!