Este fin de semana seguimos atendiendo a las comunidades afectadas por las inundaciones de finales de julio e inicios de agosto. El sábado y domingo viajamos a Turrialba, donde entregaremos diarios, ropa, colchones, ropa de cama y filtros para potabilizar el agua. Adicionalmente, nuestros voluntarios –junto con el Grupo eslabón Montecristo– ayudarán a reconstruir el acueducto rural de Florencia, dañado durante las inundaciones. Finalmente, vamos con brigada médica para trabajar en territorio indígena y en un asentamiento irregular llamado Olivos 1. Será una intervención muy completa coordinada con la Comisión Municipal de Turrialba. La generosa donación de los colaboradores de Grupo Montecristo demuestra que siempre hay formas de ser un eslabón en la ayuda humanitaria. Gracias adicionales al Hospital Metropolitano Costa Rica.