Llegamos a Bajo Alegre, en Santiago del Estero, un pueblo con casas precarias y calles de tierra. Vinimos a charlar con la gente, a ver y escuchar lo que necesitan para ayudarlos. Encontramos muchas problemáticas, como la falta de trabajo y de viviendas dignas. Con los pocos ingresos que tienen no comen todos los días, por eso se decidió abrir un comedor en el barrio. El equipo de CADENA llevó donaciones para empezar a armarlo. Nos llevamos como conclusión que hay mucho trabajo por delante. Vos también podés sumarte y ayudarnos a cambiar esta realidad.