Navidad en el refugio

Este año hubo un temblor en la pastorela de San Fransico Ixhuatán, un poblado localizado en el Ismo de Tehuantepéc, Oaxaca. El pueblo estaba congregado en la iglesia principal viendo como, en el escenario, los jóvenes movían las palmeras y la gente gritaba.

Fue la primera vez que se hizo referencia cómica a los hechos del 7 de septiembre, cuando un terremoto localizado en el Ismo de Tehuantepec causó colapsos totales en el pueblo. Entre el público estaba Santiago Treviño y Denise Ibañez, jefes de misión de CADENA.

Muchos de los jóvenes que pusieron la pastorela han jugado un papel fundamental en la labor que CADENA ha realizado en esa región. Gracias a su incansable trabajo voluntario, personas como Gualapue Matos, “Lupita”, tienen una casa temporal donde celebrar la navidad.

A Lupita le cayó la casa encima: la sacaron de los escombros y por mucho tiempo no quería dormir adentro. Pero desde que se le construyó su refugió éste se ha vuelto una casa temporal; lo ha decorado con flores de cempasuchil para el Día de Muertos; le puso foquitos, decoraciones y flores de Nochebuena para celebrar la Navidad.

Al final de la pastorela, hubo un momento emotivo en la plaza de la iglesia. Era la despedida de Santiago y Denise, que, con lágrimas en los ojos, les dieron gracias a estos jóvenes que, sin pedir nada a cambio — muchos de ellos durimiendo a la intemperie– construyeron hogares para alguien más.

Como ellos, queremos agradecer a todos los que nos han apoyado durante este año y desearles una Navidad cálidad en la seguridad del hogar.

Comentarios

comentarios