En CADENA estamos comprometidos con todos aquellos que, debido al odio étnico, la pobreza y la violencia, tienen que abandonar su hogar. Por eso realizamos misiones para atender a refugiados sirios, donamos maquinaria médica al campo de refugiados Kakuma, que asiste a los desplazados por la guerra de Sudán del Sur en el norte de Kenia y apoyamos con víveres básicos a los migrantes de Centroamérica y de Venezuela.

Atendimos a personas como Karina, una madre de 19 años que huyó de la violencia de una pandilla Hondureña peligrosa, a la cual pertenecía su marido, sin avisarle a nadie, ni siquiera a sus padres.  O Carlos, un guatemalteco de 58 años que había ya realizado el viaje a los Estados Unidos antes y se había asentado en Tijuana, donde ahora tiene su familia.

Como organización judía nos sentimos íntimamente conectados con el destino exiliado, del inmigrante y del refugiado. Según la ONU: «En 2019, el número de migrantes alcanzó la cifra de 272 millones, 51 millones más que en 2010. Los migrantes internacionales comprenden un 3,5% de la población mundial, cifra que continúa en tendencia ascendente comparándola con el 2,8% de 2000 y el 2,3% de 1980. «

En este mundo en movimiento hay que recordar que los migrantes no están solos. CADENA es la mano extendida. Una pequeña luz que ilumina el camino de estos nuevos éxodos.

Conviértete en Voluntario CADENA