Hábitos para conservar tu salud mental en buen estado

A continuación, presentamos una reflexión en el marco del Día Internacional de la Salud Mental.  El texto es de Claudia Sánchez Musi, Coordinadora de  Iniciativa CADENA en Los Cabos, psicóloga clínicia y psicoterapeuta especializada en Psicología de Emergencias y Desastres.    

La salud mental es la base para asegurar el bienestar general de las personas, sociedades y países. Ésta puede ser definida como el estado de bienestar que permite a las personas realizar sus habilidades, compartir sus dones y talentos, afrontar el estrés normal de la vida, trabajar de manera productiva y hacer una contribución significativa a sus comunidades.

No obstante, la mayor parte del mundo no le da la misma importancia a la salud metal como a la salud física. Por el contrario, la salud mental ha sido objeto de abandono e indiferencia.

“Salud mental” es una palabra o concepto que nos lleva a pensar en la locura, en algún tipo de psicopatología o trastorno mental severo. Nos parece importante cuidar la salud y la apariencia de nuestro cuerpo, pero … ¿qué hay de los buenos hábitos para mantener la salud de nuestra mente? Rara vez nos preocupamos por nuestra propia salud mental o hacemos algo de forma consciente para cuidarla, asumiendo que estamos bien porque no nos consideramos “locos” o “tan locos”.

Pero la salud mental va mucho más allá de la ausencia de trastornos mentales, es un estado completo de bienestar físico, psicológico y social, y no solo una ausencia de patologías.

A continuación, te comparto algunos hábitos para tener una buena salud mental:

  1. El ejercicio físico y el movimiento es el primer y más importante paso para estar sanos mentalmente.
  2. Comer bien e hidratarte: la falta de hidratación puede convertir a tu mente en una pasita anestesiada.
  3. Duerme mínimo 8 horas diarias, la falta de sueño puede, literalmente, enloquecernos.
  4. Alimenta tu autoestima. Trabajar con el amor propio no es cuestión del ego, es una parte fundamental de la salud mental. Las personas que no se aman tienden a la desvalorización y pueden caer en depresiones severas, ansiedad generalizada, y otros problemas mentales.
  5. Aprende a poner límites: a decir “no” y a cortar con relaciones y personas tóxicas.
  6. Transforma tus pensamientos. Tener pensamientos positivos no significa unirte a un “optimismo utópico”; los pensamientos negativos y el fatalismo es la cuna de cualquier trastorno mental.
  7. Cultiva tu pasión. Haz aquello que más te gusta, eso que te conecta con el gozo. Nada, pinta, escribe, canta, crea, lee, en fin, date tiempo y espacio para recargar tu mente.
  8. Nunca temas a la verdad, la verdad es curativa.
  9. Medita, respira, contempla. Realiza cualquier actividad o inactividad que entrene tu mente a estar en silencio.
  10. Busca el contacto con la naturaleza.
  11. Ejercicio de drenaje mental: te sugiero que cada mañana cuando te levantes escribas tres hojas en un cuaderno. Simplemente deja que se vacíen tus pensamientos. No importa que no tengan coherencia o que brinques de un pensamiento a otro. Lo importante es que drenes todos los pensamientos negativos y preocupaciones. Éste es un ejercicio muy efectivo, ya que ayuda en muchos niveles de la mente. Despierta tu capacidad de auto-observación y aumenta de forma considerable tu creatividad a lo largo del día.
  12. Busca estar en contacto con todo lo que te genere buen humor, la risa y la alegría son aspectos importantes para mantener una mente sana.
  13. ¡No te satures! El exceso de información no te hace ni más inteligente, ni más culto, ni te ayuda a estar a la vanguardia. Exceso de redes, exceso de lecturas, exceso de noticias, exceso de “deberes” saturan a tu mente y la enferman.