Vivir en México significa resistir todos los días. Resistir a la violencia, resistir a la desigualdad, resistir a la indiferencia y resistir en cada uno de los espacios en los que nos encontramos. ¿En qué momento una condición biológica determinó nuestra existencia? ¿En qué momento se tomó la decisión de que existía un sexo «débil» que estaría relegado? En México parece que las mujeres valemos menos que los monumentos. Pero nosotras no callamos. Nosotras resistimos, nosotras siempre vamos a encontrar la manera de exigir justicia. Nosotras hacemos arte, poesía y lucha en donde nos ponen una muralla para silenciarnos. Las mujeres en México no vamos a dejar de luchar hasta que todas y todos vivamos en un país y un mundo mejor. Texto: Abril Páez, Directora de Operaciones Humanitarias de CADENA