Día Internacional para la Reducción de los Desastres

CADENA nació hace más de una década con el objetivo de brindar ayuda inmediata y estratégica a víctimas de desastres naturales. A lo largo de estos años hemos encontrado patrones que nos hacen suponer que muchas tragedias se podrían haber prevenido.  En el marco del Día Internacional para la Reducción de los Desastres, entrevistamos al presidente de CADENA, Benjamín Laniado, que ha tenido más de 12 años de experiencia en gestión de ayuda humanitaria en desastres:

1. ¿Qué avances has notado durante tu trayectoria humanitaria en el tema de reducción de desastres naturales?

Hoy en día la gente está más consciente de la importancia del enfoque preventivo en reducción en desastres. En este punto quiero decir que el término “desastres naturales” es problemático, ya que somos nosotros los que construimos nuestros riesgos. La naturaleza no causa los desastres. Es importante estar consciente de esto. Esta relación con el medio ambiente y con la sociedad se debe de renegociar.  

En pocas palabras: se debe de asignar recursos económicos a la construcción de resiliencia. Esta palabra, tan importante, debería de estar escrita en la constitución de cada país: es un deber cívico.

2. “Resiliencia” es una palabra que se ha utilizado mucho durante los últimos días, pero ¿qué quiere decir ?

Resiliencia es la capacidad que tiene cualquier individuo o organización a hacer frente a la adversidad de manera versátil y elástica para recuperarse lo más pronto posible y salir mejor que como estaba antes.”

3. ¿Porqué es importante construir resiliencia?

La resiliencia es importante porque permite pasar del marco de la respuesta a desastres (que genera paternalismo, dependencia, y control poblacional a través del asistencialismo) a la transferencia de capacidades a la población.  

Lo importante en la construcción de resiliencia es estar conscientes de los riesgos y tomarlos bien en serio, el sistema urbano nos ha hecho pensar que no somos vulnerables, pero esto es mentira: hay muchas ciudades que son golpeadas por sismos e inundaciones, y por supuesto, zonas marginadas que están sujetos al impacto de un fenómeno natural.

4. ¿Puedes darnos un ejemplo de un desastre que pudo ser evitado con medidas de prevención?

Miles de personas se podrían haber salvar en los temblores de Haití y Nepal si estos pases contarán con sistemas de alertamiento sísmico. Hay muchísimos de estos sistemas, cada uno adaptado a la características geográficas; no tenerlo es una falta de responsabilidad.  

Otro ejemplo podría ser lo que sucedió en el Volcán de Fuego, en Guatemala: la población sabía que estaba en una área de riesgo, y decidieron quedarse ahí, pero el problema es que no había un protocolo; no sabían cómo actuar.

5. ¿Qué está haciendo CADENA para reducir el riesgo en comunidades vulnerables?

Tenemos un programa que se llama “Brigadas para la resiliencia”. Consiste en socializar a líderes en las comunidades para que adquieran capacidades y puedan socializar el conocimiento.

“Brigadas para la resiliencia” está basado en dos programas exitosos: el primero es de Chiapas y se llama “Brigadas comunitarias”.  Es un sistema de alrededor de 4,000 comités locales a los que se les capacita en manejo de desastres. La segunda des “Islas de resiliencia”, un modelo israelí que consiste en tener 15 personas bien capacitadas por cada 1,000 habitantes, esto genera un impacto exponencial que es muy adaptativo.  

“Brigadas para la resiliencia” hemos realizado entrenamientos de maestros y líderes sociales en Veracruz, Tabasco, Estado de México, Guerrero y Baja California Sur.

Y ya estamos viendo resultados: en Los Cabos en agosto 2017 hubo un huracán en la región y las brigadas hicieron un gran trabajo. No necesitaron asistencia externa, ni ayuda humanitaria; se convirtieron en líderes de sus comunidades.

6. Por último, ¿qué puede hacer una persona común y corriente para reducir los riesgos de desastres?

Primero que nada hay que pensar en qué tipo de zona se está viviendo, en términos geológicos, urbanos y sociales. Hay que conocer los riesgos (sísmicos, hídricos, etc.) de tu ciudad, de tu comunidad, de tu cuadra y de tus regiones. Muchas veces les pasamos el responsabilidad de hacer esto al gobierno; pero en realidad esta responsabilidad esto cae en el individuo, en la comunidad.   

 

Día Internacional de la Salud Mental

El impacto de un desastre natural trasciende lo meramente físico. Un sismo, un incendio, una inundación o una erupción volcánica, deja en las víctimas una huella indeleble, sobre todo cuando se ha perdido una casa o a un ser querido.  En el nivel más básico, somos criaturas de hábito, gracias a ciertas rutinas generamos un sentimiento de seguridad y confort. Cuando estas prácticas son afectadas por desastres naturales, prevalece un sentimiento de confusión y desamparo.

A lo largo de nuestros 12 años en experiencia humanitaria, hemos presenciado en carne propia el impacto que los desastres tienen en la vida psíquica del individuo y la colectividad. El estrés post-traumático se debe de atender inmediatamente, aunque no se soluciona a corto plazo.

“Uno llega a la zona de desastre y atiende necesidades básicas inmediatas: agua, calor, refugio. La información tranquiliza, el contacto con el otro genera una sensación de calma”,  comenta Liora Pupko Sissa, Coordinadora del área de Psicología de CADENA.

Bajo la tutela de Pupko, CADENA realiza tres tipos de intervenciones en comunidades afectadas:

  1. Primero auxilios psicológicos: enfocados en resolver las necesidades más imperantes en las primeras 72 horas después de una crisis.
  2. Atención post-crisis: enfocado en aliviar el trauma infantil por medio de “Mi Libro de Resiliencia”, un recurso para niños de 5 a 15 años.
  3. Seguimiento a largo plazo: estancias a largo plazo en comunidades afectadas y continuidad de casos.

Más allá del sector de desastres, en CADENA reconocemos que la salud mental es un tema de urgencia a nivel internacional. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, 450 millones de personas sufren de algún trastorno mental o de conducta. Una de cada cuatro familias tiene por lo menos un miembro afectado por un trastorno mental.

Sin embargo, según Liora Pupko, en México sigue habiendo muchos tabúes sobre el tema: “Así como en los desastres existen mecanismos de prevención, existen mecanismos de prevención de salud mental—hacer ejercicio, meditar, etc— que se pueden desarrollar para ser más resistentes frente a futuras crisis.”

Participación en Seminario de Prevención de Desastres Naturales en Chile, dictado por la ONEMI

El día 30 de agosto se llevó a cabo el Seminario “Monitoreo y Alerta de Amenazas en Chile: Claves en la prevención de desastres”. Esta actividad, organizada por organismos parte del Sistema de Protección Civil, la Universidad Tecnológica de Chile (INACAP) y la Oficina Nacional de Emergencias del Ministerio del Interior y Seguridad (ONEMI), tenía por objetivo educar —a profesionales de medios de comunicación, estudiantes universitarios y miembros de instituciones involucradas en la gestión de riesgos y desastres— respecto a los sistemas de monitoreo de los diversos organismos chilenos y las amenazas que se prevee que Chile podría enfrentar.

Fue una intensa jornada que contó con la participación de los más altos mandos nacionales en temas de emergencias y desastres naturales, y nuestra Encargada de Emergencias -Daniela Valenzuela- acudió y presenció las 7 interesantes presentaciones: “¿Cómo enfrentamos en Chile las emergencias? Situación actual y desafíos”  Ricardo Toro, Director Nacional de la Oficina Nacional de Emergencia (ONEMI); “Monitoreo de terremotos en Chile: Problema local, solución global” de Sergio Barrientos, Director del Centro Sismológico Nacional (CSN); “Proceso operativo del Sistema Nacional de alarma de maremotos ante un sismo.” del Contraalmirante Patricio Carrasco, Director del Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (SHOA); “Monitoreo meteorológico y sistema de alertas de amenazas de la DMC” de Arnaldo Zúñiga, Jefe de Difusión y Monitoreo de la Dirección Meteorológica de Chile (DMC);  “Las remociones en masa: estado del arte en Chile” de Paola Ramirez, Jefa de la Unidad de Peligros Geológicos y Ordenamiento Territorial del Servicio Nacional de Geología y Minería (SERNAGEOMIN);  “Vigilancia y evaluación de peligros volcánicos en Chile” de  Rodrigo Calderón, Red Nacional de Vigilancia Volcánica del Servicio Nacional de Geología y Minería y ” Gestión de CONAF en la detección y control de incendios forestales” de Fernando Maldonado, Jefe del Departamento en Desarrollo e Investigación de la Gerencia de Manejo del Fuego de la Corporación Nacional Forestal (CONAF)

“Fue una experiencia motivante y enriquecedora el poder ver a tantas entidades gubernamentales y no gubernamentales haciendo un esfuerzo por prevenir los daños que puedan causar posibles desastres en un país con una geografía tan propicia a ellos”, comenta Daniela tras la jornada, “Chile está sin duda poniendo los esfuerzos en la prevención organizada como pilar fundamental en el enfrentamiento de los riesgos hidrometeorológicos que podríamos afrontar, y hay más de un espacio donde CADENA va a poder entrar a ayudar”. Bajo la dirección de Ricardo Toro, la ONEMI se mantiene comprometida con la organización y capacitación del Sistema de Protección Civil a lo largo de todo el país para el enfrentamiento de la emergencia. En palabras del mismo Toro: invertir en prevención de riesgo y desastres es condición previa para lograr un desarrollo sostenible en un clima cambiante”.

“Mi experiencia como voluntario de CADENA”

Por Ari Gloger, voluntario de CADENA Chile y encargado de Alianzas Estratégicas y Fundraising:

Es dificil de explicar, lo que es participar en una misión de ayuda Mano a Mano. He estado en el Cajón del Maipo entregando ropa y comida a personas en condiciones precarias para ayudarlas a pasar de mejor manera el frío invierno; y, en la frontera de Colombia con Venezuela, entregando filtros de agua y lámparas solares a miles de venezolanos desplazados por la crisis humanitaria de su país. En ambos casos, los voluntarios nos encontramos con historias de personas que luchan, día a día, por salir adelante.

Estas vidas ocurren de manera paralela a las nuestras y son muchas veces invisibles en nuestra sociedad consumista. Me llena de satisfacción saber que estamos mejorando la vida de estas personas. Sí, ayudamos con bienes materiales —efectivos en la solución de problemas cotidianos—pero, sobre todo por medio de la interacción humana. Porque un corazón abierto, unos oídos dispuestos a escuchar, y unos brazos extendidos en un abrazo son muchos mas valiosos que cualquier bien material.

Es nuestro deber moral hacernos cargo de situaciones a las que no podemos ser indiferentes. A través de sus voluntarios, CADENA llega al corazón de las personas a las que ayuda.  Quizas no podremos sacar a la persona de su problema, pero nuestro apoyo emocional, nuestra capacidad de visibilizar su condición en comunidad internacional y sobre todo, el simple hecho de demostrarles que no están solos, hace una enorme diferencia.

Estar en el campo de acción con voluntarios de todas partes del mundo unidos por el mismo ideal ha sido de las experiencias más impresionantes que me ha tocado vivir.  Recorrer Colombia, escuchar, de primera fuente, las atrocidades de las que tienen que escapar tantos venezolanos; ver las condiciones —sin agua potable, sin asistencia médica, a merced de las guerrillas y lejos de sus seres queridos—en las que tienen que subsistir  y poder colaborar con un granito de arena para aliviar su situación y su dolor es, sin duda, una labor que me ha cambiado la vida y me hace mirarla, ahora, con otros ojos.

Colecta Contra el Frío y Misión San José de Maipo, Chile

Durante dos días del mes de junio, debido a una gran ola de frío que atravesó Santiago,Chile, se formó un centro de acopio en el Instituto Hebreo de Santiago. A partir de variadas donaciones, se recolectaron ahí 142 cajas llenas de artículos de abrigo y alimentos no perecibles.

Gracias a este importante aporte, a finales de junio se pudo ayudar a 30 personas en situación de calle, entregándoles frazadas y abrigo, acompañando la ruta de calle del Hogar de Cristo.

Además, el día 8 de julio, CADENA Chile pudo entregar 248 prendas de ropa, 46 frazadas y 117 paquetes de alimentos a madres solteras y habitantes de la Población Los Pitufos, ubicada en San José de Maipo, junto con la colaboración del Colegio Santo Tomás de Ñuñoa.

Esta misión se llevó a cabo durante todo el día domingo, en donde voluntarios de CADENA Chile dispusieron de su tiempo no sólo para entregar prendas y alimentos, sino también compartir con los habitantes de la población. Roberto Gloger, uno de los voluntarios de la misión, señala:  “poder colaborar y estar en contacto directamente con la gente, ayudarla, ha sido muy reconfortante. Los invito a sumarse a no solo ver y escuchar lo que hace CADENA, sino que  aparticipar con ellos.”

Así fue. Crónica de la misión a Kenia.

Erika Glanz, Directora de Emergencias y Operaciones Internacionales de CADENA Internacional, nos ofrece una versión personal de la más reciente misión a Kenia:

“Llegué a Nairobi el cuatro de junio, casi una semana antes de que llegaran los voluntarios. Violette, Coordinadora de misiones en México, me alcanzó el día después. Nuestro tiempo ahí lo ocupamos haciendo los últimos ajustes logísticos y compra: de bolsas para las despensas, de comida para los voluntarios, y de algunos donativos, también.

El 9 de junio salió el camión con los donativos. El chofer –acompañado por el encargado de la logística, un cocinero y dos personales de seguridad– emprendieron el largo y peligroso camino a la ciudad de Lodwar.

El 10 llegaron la mayoría de los voluntarios al hotel en Nairobi. Vinieron de Miami, México, Chile y Colombia– desde 18  a 70 años.  Esa noche hicimos una actividad rompehielos para conocernos todos y al día siguiente, muy temprano en la mañana,  tomamos un vuelo de dos horas en un avión pequeño de doble hélice a Lodwar, donde ya nos esperaba el camión. 

Hacía mucho calor. El clima: seco. El sol, fuerte. Para nuestra suerte había en Lodwar una plaga de langostas y grillos  y en todos lados– bañándonos o caminando– te caía una langosta encima.

El 12 salimos temprano en la mañana a la comunidad de Millimatatu. El camino fue 9 horas en un camión “overland truck” (tipo Safarí) y una camioneta Jeep. Además del personal y los 24 voluntarios nos acompañó Brother Joseph y su esposa Geraldine, nuestros contactos locales desde hace años, esenciales en el desarrollo de la ayuda humanitaria. 

Lo primero que hicimos al llegar fue asentar las 15 carpas del campamento– en Millimatu no hay hoteles– antes de que anocheciera. El resto de la noche estuvimos armando las despenzas para entregar en la oscuridad.  

Al día siguiente fue el encuentro. Después de desayunar caminamos 15 minutos a una zona donde la comunidad nos esperaba bailando y cantando.

Después de esa bienvenida volvimos al campamento y nos dividimos: unos entregaban el arroz, la harina y el aceite; otros jugaban con los niños, y unos más ayudaban a la doctora, Sandra Massri, que durante la misión realizó 150 consultas. 

Para ser más eficientes decidimos el tercer día hacer las entregas por poblado. Me gustaría destacar que todas eran mujeres: en esta comunidad ellas son las que se encargan del bien de las familias.

Mientras algunos hacían esto otras mujeres voluntarias de CADENA fueron a visitar escuelas secundarias a entregar unos pads menstruales que son muy prácticos para evitar las infecciones y que pueden durar hasta cinco años. Como la menstruación es un taboo, y por eso se nos hizo importante que las que entregaban fueran del mismo sexo. Se entregaron 2,500 pads menstruales. 

El cuarto día entregamos la ayuda en camión. En la última misión nos dimos cuenta de que muchas personas tenían infecciones en los ojos y cataratas. Por eso logramos realizar una donación de 1,500 lentes de sol donados por Fundación Inova Contigo AC- que, si bien no arreglan el problema, son una buena medida preventiva. 

En total se beneficiaron, con despensas básicas,  2,321 familias y a 300 niñas de un colegio de secundaria.  Cada familia recibió 2 kilos de frijol, 2 kilos de arroz, 4 kilos de harina y 2 kilos de aceite. 

Hay mucha hambruna y desesperación en esa parte de Kenia, debido a las sequías. Pero ellos siempre nos reciben con una sonrisa. A pesar de ser un shock cultural grande, los voluntarios dieron el 100%. Realmente estoy agradecida con todos ellos.”

Segunda entrega de frazadas a personas en situación de calle

El pasado 5 de Junio, voluntarios de Cadena junto con la ayuda del Hogar de Cristo, formaron una alianza para realizar nuevamente entregas de frazadas a personas viviendo en situación de calle. Esta vez se lograron entregar más de 40 frazadas a más de 25 familias, para poder sobrellevar de la mejor manera este crudo invierno.
Junto con la increíble participación de voluntarios de Cadena y del Hogar de Cristo, logramos entregar frazadas a las distintas personas, que además de recibir este cobijo, recibieron el aporte del Hogar de Cristo, quien apoya semanalmente a estas familias con comida. Se recibieron las frazadas con mucha gratitud, no solo por esta entrega, sino también por el apoyo incondicional que como Cadena estamos logrando cada vez más. Por esto, esperamos como Cadena, aportar, ayudar y continuar con esta increíble y bonita labor que hará que más personas tengan un invierno mucho más confortable.
Además, agradecemos el apoyo de voluntarios de Cadena y del Hogar de Cristo, junto con las personas que hicieron estas donaciones de
frazadas, que lograrán aportar a la disminución de enfermedades en estas personas producto de este complicado temporal que azota nuevamente las calles de nuestro país.

Primera Asamblea de CADENA Internacional

Con la presencia de representantes de Israel, Chile, Venezuela, Argentina, Costa Rica, Estados Unidos de Norteamérica, Cancún, Los Cabos y México, como país anfitrión, en un marco de cordialidad y alegría, los pasados 28, 29 y 30 de mayo de 2018, se llevó a cabo la Primera Asamblea Internacional CADENA.

En la asamblea se compartieron experiencias y aprendizaje de cada una de las áreas que conforman la fundación con la finalidad de unificar criterios y procedimientos y así lograr una sinergia que nos permita seguir llevando ayuda a todos los rincones del mundo para cumplir con nuestra mision de reparar el planeta (Tikunn Olam).

Con ponentes de CADENA México, Estados Unidos e invitados de primer nivel en temas como Apoyo Psicológico, Logística de Emergencia y Recaudacio de Fondos entre otros se impartieron conferencias que enriquecieron los conocimientos de todos los presentes y ayudaron a los equipos de más reciente formación a conocer con precisión los procesos y las áreas que integran a CADENA.

Se destacó la importancia de la Fundación y la relevancia a nivel internacional de la ayuda que CADENA brinda a tantas comunidades en nombre de la Comunidad Judía Internacional.

El logro más importante es quizás que CADENA se consolidó como una hermandad comprometida a dar ayuda humanitaria de forma incondicional y a seguir expandiéndose sin límite gracias al trabajo de cada uno de sus integrantes.

Agradecemos a todos los participantes su presencia, entusiasmo y compromiso para seguir adelante.

Gran final de Iniciativa CADENA

Desde noviembre del año pasado Martín Vaizer, Alan Alaluf y Yair Elkyam estudiantes del Instituto Hebreo Dr. Chaim Weitzman, de Chile, estuvieron pensando en incendios. Recientemente se había desatado uno en Santa Olga, en el sur de Chile: el humo era tan denso que no dejaba respirar por más de 2 minutos.

Por eso, crearon  “Convallis 02”, una máscara de gas generada con materiales caseros, económicos y reciclables, la cual filtra el humo del aire en caso de incendio.

Este 27 de mayo,  Martín, Alan y YAir se unieron a otros estudiantes de México, Miami, Colombia, Pensilvania, Venezuela y Houston para la gran final de Iniciativa CADENA, un concurso de ideas en donde niños y niñas de secundaria proponen una idea para prevenir o responder de una mejor manera ante un desastre natural. 7 equipos de 5 ciudades compitieron en la Ciudad de México para determinar cuál era el proyecto con mayor impacto social.

El jurado estuvo compuesto por: Carlos Valdez, ingeniero geofísico UNAM, ex-Jefe del Sistema Sismológico Internacional, Presidente del CONAPRED; Mir Bahid Sivae, Cofundador de Global Mission, Associado de Caltech Assiociates; Monica Kibrit y Lucia Enciso Palafox. Cada uno de ellos visitó los stand concursantes, como el de el equipo Ecosella, de Mexico: un sellador sustentable desarrollado porNicole Benussen, Israel Bejar, Emily Palomo, estudiantes de la comunidad Sefaradi, para ayudar a las comunidades pobres de México que están expuestas a huracanes.

En el evento hubo una presentación del Go Team, el equipo de rescate de CADENA conformado de 60 personas. Estos hicieron dos tipos de ejercicio: un rescate vertical a un edifico o colapsado y otro con penetracion a la estructura. También estuvo presente Sicaru, una propuesta para vender chamarras bordadas por mujeres de Juchitan afectadas por el sismo; y un sand que vendía café para sustentar el project TEN, la aldea de Oaxaca

Finalmente llegó el momento esperados por todos: la premiacion internacional. El jurado dio un reconocimiento y mención honorífica a Quake Savor, de Miami; un sistema con medición de signos vitales para alertar a rescatistas en caso de terremoto.

El tercer lugar fue para  Ladrillo Fénix, un ladrillo hecho a partir del cascajo (ladrillo y piedras quebradas), con la intención de reutilizar este material que resulta de los residuos de otros materiales de construcción.
El segundo lugar fue  para Seguridad en tus Manos, de Venezuela. La propuesta consiste en estampar bolsas de supermercado con las medidas de seguridad y teléfonos de emergencia informando qué hacer en caso de que se presente un evento sísmico.
Y el primer lugar se lo llevó Rebeca Korman, Mijal Akerman y Michael Rosental del Colegio Colombo Hebreo por Vital Desk.  Un escritorio que en situaciones de emergencia se transforma rápidamente adoptando la forma de un triángulo de la vida para que las personas se puedan proteger durante un sismo. Este escritorio, fabricado con envases de Tetra Pack, tiene una alta resistencia y un bajo costo, lo que facilita su implementación en zonas de alta vulnerabilidad.
¡Muchas felicidades a todos!
Encuentra todos los proyectos de Iniciata CADENA aquí.